martes, 31 de julio de 2012

¿"Shh" qué?

La capacidad comunicativa del ser humano es sorprendente. Pero así como es algo que deslumbra, no implica que sea algo que siempre se anhele; a veces, los silencios son taaaan lindos.
Sucede entonces que nos encontramos en una sala de la casa -o edificio público- con otra persona y el sonido de nuestra ropa al rozarse entre sí con cada movimiento comienza a irritarnos. Entonces, entendemos que debemos romper ese maleficio y lanzarnos a la charla; por supuesto, rara vez nuestro interlocutor desea enredarse en una de ellas.
Así, obtenemos como resultado este grandioso fenómeno en el que las oraciones quedan truncas, y son completadas inconscientemente por el receptor.
Este hecho ocurre de dos maneras bien marcadas: en una cuando el emisor empieza a desvariar y sabe que se ha ido de tema, por lo que va apagando el timbre de su voz hasta que casi ni se escucha; una especie de fade out oral; el otro, es aquel que enlazado por una conversación, ha prendido el piloto automático y aunque su compañero no le haya hecho pregunta alguna, cree que está en el deber de contestar con lo que sea -aun reafirmando lo que le han dicho-, pero que sin embargo corta su oración en el final.
¿Existe ejemplo más fehaciente que el de las jubiladas que nos hablan en la cola de la caja?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Debatamos